¿Qué es la artrosis de rodilla?

La artrosis (“destrucción de la articulación”) es una patología reumática crónica que afecta a las articulaciones e impide que se puedan realizar con normalidad las actividades cotidianas.

Provoca el deterioro del cartílago, el tejido que recubre los extremos de los huesos y que actúa como amortiguador, provocando el desgaste progresivo de los huesos. Puede afectar a cualquier articulación, aunque las más frecuentes son las de las manos, las rodillas, las caderas y la columna vertebral.

La artrosis de rodilla, en concreto, afecta a la parte interna y frontal de la rodilla provocando dolor cuando se realiza algún tipo de esfuerzo.

Factores de riesgo

  • Edad a partir de los 50 años
  • Afecta sobre todo a mujeres a partir de la llegada de la menopausia
  • Se agrava en personas con sobrepeso     
  • En algunos casos es hereditaria.
  • Es más propenso en personas que realizan determinadas actividades laborales (mineros, agricultores albañiles) y físicas (deportistas de élite).
  • Puede desencadenarse después de fracturas y lesiones (meniscos, ligamentos o hueso articular).

Síntomas de las artrosis

Los síntomas que se padecen son muy variados y progresivos.

  • Dolor de rodilla al mover la articulación en acciones diarias: levantarse de la cama, coger cosas, caminar…
  • Crujidos doloroso o sensación de roce.
  • Rigidez y deformidad articular.
  • Hinchazón.
  • Pérdida de funcionalidad.

Diagnóstico

¿Cómo diagnosticar que se padece o no de esta enfermedad?

  • Exploración de la rodilla.
  • En caso de hinchazón, extracción del líquido articular.
  • Radiografías.

Prevención o retraso de los síntomas

  • Llevar una dieta sana y equilibrada.
  • Ejercicio físico moderado y evitar el esfuerzo físico intenso.
  • Usar frío o calor (más beneficioso) para aliviar el dolor y relajar la musculatura.
  • Utilizar un calzado adecuado.
  • Dormir en superficies planas.

Tratamientos para la artrosis

Actualmente no existe un tratamiento curativo, solo tratamientos para retrasar y aliviar los síntomas que origina, permitiendo al paciente tener la mejor calidad de vida posible.

  • Medidas físicas: bastón o alza.
  • Fármacos de acción rápida (analgésicos y anti-inflamatorios) y de acción lenta.
  • Cirugía.
Artrosis de rodilla
Photo by gm.esthermax on Foter.com / CC BY
Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies